Amatista

Características

La amatista se conoce desde hace miles de años, pues ya en el antiguo Egipto se utilizaba para crear joyas, sellos personales y tallas. En la Edad Media, el cristianismo adoptó la amatista como símbolo de renuncia a los bienes terrenales y castidad, y aún hoy la llevan en forma de anillos muchos cardenales y obispos. La amatista simbolizaba además la sabiduría divina

Etimología

El nombre de “Amatista”  procede del vocablo griego “amethystos” que significa sobrio, debido a que lo utilizaban de antídoto contra la embriaguez

Aplicaciones

Los usos principales industriales de la amatista son la obtención de sílice para la fabricación de vidrio y para joyería.

Yacimientos

Los yacimientos más importantes los encontramos en Brasil, Uruguay, Mozambique, México, Bolivia, Zambia, Namibia, Sudáfrica o los Urales rusos. En España la podemos encontrar en varias localidades, dando los mejores ejemplares el macizo del Montseny entre Barcelona y Girona.

Propiedades -NEW AGE-

La amatista es una piedra muy poderosa y protectora. Tranquilizante natural que ayuda a bloquear las energías ambientales negativas. A la hora de meditar te ayuda a alejar tus pensamientos de lo mundano, potenciando la asimilación de nuevas ideas. Aporta  sentido común, potencia la memoria y la motivación y te centra emocionalmente.

A nivel curativo, la amatista es ideal para aliviar el dolor de las tensiones físicas, emocionales y psicológicas, bloqueando el estrés geopático. Combate  el insomnio y aporta un sueño reparador. Conecta los cuerpos físico, mental y emocional conectándolos con el espiritual. Limpia el aura y transmuta la energía negativa además de estimular los chacras de la garganta y coronilla. Utilizar una punta, ponla mirando hacia ti si quieres que absorba energía o al revés si lo que deseas es eliminarla. Debajo de la almohada en caso de querer mejorar la calidad del sueño.

KUNUGI, S.L.U. | C/ Electrónica 42 | Pol. Ind. Les Guixeres | 08915 Badalona-Barcelona | Tel. 934 970 024 | Copyright © 2017 , Todos los derechos reservados