Dureza

Desde el punto de vista físico, la dureza de los minerales no está definida con precisión. Es un conjunto de propiedades basadas en la cohesión de los minerales. En gran medida, depende de la exfoliación. La dureza es menor en un sentido paralelo al plano de exfoliación. En esto desempeña un papel importante la separación entre las partículas estructurales (en algunos minerales polimorfos, como el grafito y el diamante, existen diferencias considerables) y el radio de los átomos o iones. Los minerales con átomos pequeños o formados por iones, son los más duros. Ejemplo: los silicatos y minerales que contienen aluminio y oxígeno por una parte y, por otra, los carbonatos y sulfatos, que presentan menor dureza. No obstante, cuando se trata de una determinación rápida in situ, la dureza es una de las propiedades más importantes para el diagnóstico.
Se considera la dureza de un mineral como la resistencia que ofrece a la penetración de otro cuerpo. En la práctica mineralógica se utilizan escalas de dureza relativas, representadas por determinados minerales. La más común es la escala de Mohs, que abarca diez grados y que está compuesta únicamente por minerales de raya blanca. Los minerales están ordenados según su grado de dureza, pero las diferencias en la dureza de dos muestras contiguas no son iguales. Estas separaciones son pequeñas en la base de la escala y muy grandes en la cúspide (Fig. 2). Otros métodos más exactos basados, por ejemplo, en la resistencia a la abrasión o a la penetración de una punta de diamante, sólo se utilizan para probar metales o cerámica.
En el método comparativo, se debe rayar la superficie del mineral que se estudia con la punta de otro mineral de la escala y a la inversa. Se utiliza la punta, yá que la dureza de ésta es un poco mayor que la de la superficie, de manera que los minerales de la misma dureza pueden rayarse con su punta. El mineral que raya y no es rayado es más duro, y es necesario descender a un peldaño inferior de la escala hasta poder precisar la dureza. Cuando se raya un mineral no es necesario que la presión sea fuerte, sino firme. La punta o la arista con la que se hace la ra ya debe ser acerada. Después se limpia la raya y, para una observación más precisa, se examina con la lupa.
Pero este procedimiento no es práctico cuando se trabaja in situ. Para una determinación aproximada, se utiliza la uña hasta dureza 2 (los minerales de dureza próxima a 1 son grasos al tacto), una moneda de cobre hasta dureza 3, un cuchillo hasta dureza 5 y una buena lima hasta 7. Los minerales de dureza igualo superior a 6 rayan el vidrio.
La determinación de la dureza de los minerales es una operación en gran medida subjetiva y, con el fin de evitar errores importantes, es necesario observar ciertas reglas. En primer lugar no se trabaja más que con muestras recientes y bastante grandes. Además, las superficies utilizadas deben ser planas. Los minerales que forman agregados, o los minerales oxidados, suelen tener una dureza sensiblemente menor que una muestra cristalizada. Por ejemplo, la hematita, de dureza 6, tiene una dureza menor si es fibrosa o terrosa. Cuando los minerales están agrupados en agujas, fibras, etc., se puede obtener un valor erróneo de la dureza. Esta modificación aparente de la dureza resulta de una modificación de la cohesión, de la fria bilidad de los minerales frágiles, etc. En al gunos agregados compactos se puede encontrar el fenómeno inverso, un aumento de la dureza por comparación con un cristal aislado. Por ejemplo, el agregado de yeso de grano fino es difícil de rayar con la uña, a diferencia del cristal. Teniendo en cuenta qUe la dureza resulta de la tensión de las uniones cristalinas, se encuentran en algunos minerales diferencias de dureza en relación con el sentido en que se raya la superficie del cristal. Se prueba entonces la dureza en superficies y sentidos diferentes. La cianita o la calcita son excelentes ejemplos de la variación de dureza según el sentido. En las muestras cristalizadas destinadas a las colecciones, se hace la raya teniendo cuidado de no alterar el aspecto de la muestra.

KUNUGI, S.L.U. | C/ Electrónica 42 | Pol. Ind. Les Guixeres | 08915 Badalona-Barcelona | Tel. 934 970 024 | Copyright © 2017 , Todos los derechos reservados