La raya

La raya de los minerales es un excelente carácter de identificación para distinguir los minerales coloreados de los minerales alocromáticos. La raya se puede determinar de una manera muy simple y relativamente precisa, en particular para los minerales no transparentes o semitransparentes muy coloreados. Algunos minerales han sido bautizados atendiendo al color de su raya, por ejemplo la hematita rojo sangre, la crocoíta azafrán, la xantoconita amarilla. La raya puede obtenerse rayando el mineral con un objeto de acero, o para una determinación más precisa, frotándolo con un fragmento de porcelana sin vidriar. Se frota el mineral sobre su superficie rugosa y la raya obtenida puede volverse a frotar con la arista del trozo de porcelana, lo que acentúa el tono. El color del polvo resalta bastante sobre la superficie blanca. Pero como la porcelana, en la escala de Mohs, tiene una dureza de 6-6,5, es necesario reducir a polvo los minerales más duros, ya sea en un mortero de ágata, o sobre una placa de acero, y después solamente frotarlos sobre la porcelana. En el caso de algunos minerales metálicos se puede usar una placa oscura (lidita) para distinguir mejor el color del polvo. La raya de los minerales idiocromáticos tiene normalmente el mismo color que el del mineral estudiado, con un tono un poco más claro (oro -amarillo-, azufre -amarillo-, grafito -negro-, cinabrio -rojo-). A veces, es diferente: pirita -color amarillo- raya negra verdosa; galena -gris/ negra; casiterita – negro/ blanca, etc … Los minerales alocromáticos tienen en general una raya blanca o poco coloreada. El color de la raya variará sensiblemente según se examinen ciertos minerales en su forma cristalina o masiva. Para el estudio de la raya, es necesario escoger una parte de la muestra que no esté mezclada con otros minerales.

KUNUGI, S.L.U. | C/ Electrónica 42 | Pol. Ind. Les Guixeres | 08915 Badalona-Barcelona | Tel. 934 970 024 | Copyright © 2017 , Todos los derechos reservados